Consejos prácticos para entrar por primera vez en circuito.

Usar la equipación adecuada.

Uno de los requisitos fundamentales cada vez que nos subimos a la moto es ir debidamente protegidos, pero la equipación de calle no suele ser la apropiada de cara a una entrada en pista. Un traje de cordura aunque esté bien protegido no es apto para rodar en pista puesto que en caso de caída no soporta tan bien la abrasión como el cuero.

La equipación para rodar en circuito debe estar compuesta por un mono de piel con protecciones (al menos en hombros, codos y rodillas), botas altas, casco integral, guantes largos de piel y una buena espaldera es lo mínimo que debemos ponernos para entrar en circuito.

Preparar la moto para la incursión en circuito.

Al igual que revisamos nuestra montura antes de salir de ruta o emprender un viaje, también tenemos que hacer algunos chequeos previos y/o ajustes de cara a un día de circuito. Vamos a obligar a la moto a funcionar durante horas con una exigencia superior a la habitual, así que tiene que estar en un estado de revista óptimo.

Lo ideal es que aparte de que los líquidos estén a nivel, su estado sea el mejor posible. Si el aceite acumula muchos kilómetros es recomendable incluso cambiarlo junto con el filtro de aceite. La cadena convenientemente tensada y engrasada es otro punto clave, al igual que comprobar el estado de los frenos y repasar el apriete de todos los tornillos para no perder ninguna pieza y garantizar la seguridad tanto nuestra como del resto de participantes.

Por otro lado también habrá que retirar aquellas piezas innecesarias dentro de lo posible como los retrovisores, intermitentes o matrícula/portamatrícula. Ya de paso podremos hacer uso de la cinta americana para cubrir los faros y que, en caso de caída, los cristales no queden dispersados por el asfalto.

Una pequeña caja de herramientas con lo necesario para hacer frente a los imprevistos es altamente recomendable. Una modesta multiherramienta, unas cuantas Allen, cinta americana, bridas y un alicate nos salvarán de muchos imprevistos.

Neumáticos de calle sí, pero en buen estado

Para alguien que se apunta por primera vez a unas tandas o un curso en circuito es lógico pensar que lo va a hacer con sus neumáticos de calle habituales, pero sí hay algunas consideraciones a tener en cuenta.

La presión de los neumáticos en circuito debe bajarse hasta el rango recomendado por el fabricante (y acordarse de volver a subir las presiones antes de salir a carretera). También deberemos fijarnos en que el neumático tiene que estar dentro de los márgenes de desgaste, con un desgaste regular y con la fecha de fabricación sin caducar.

Si no es así, quizá sea el momento de cambiar de gomas, pues si tenemos un neumático con la zona central plana falseará nuestras sensaciones en pista y no dará la confianza suficiente como para aprender con seguridad.

Sobre el papel lo suyo es utilizar en circuito neumáticos de circuito, es decir, slicks sin dibujo no homologados para la calle, pero para un primerizo no es ni mucho menos la mejor opción.

Los slicks necesitan trabajar a temperaturas muy altas para conseguir lucir sus ventajas en cuanto a agarre. Por debajo de su ventana óptima se pueden convertir en una pesadilla y por eso necesitan siempre el uso de calentadores en el box y, además, un nivel de pilotaje suficientemente elevado para no dejar que caiga su temperatura.

Comer e hidratarse apropiadamente

Parece una obviedad, pero no lo es. Comer e hidratarse como se debe durante un día de circuito es muy, muy importante. Olvídate de las comilonas y los atracones con los amigos, pues están totalmente desaconsejados.

Frutos secos, barritas energéticas, algo de pasta y fruta serán lo más apropiado a la hora de enfrentarse a un día en circuito. La ingesta es mejor repartirla a lo largo de todo el día para tener una actividad metabólica constante y un aporte de nutrientes homogéneo a lo largo de todo el día.

En cuanto a la bebida, más de lo mismo. Beber agua o bebidas isotónicas durante la jornada aunque sea a poquitos es más que suficiente. Los refrescos carbonatados sólo conseguirán hacernos sentir incómodos sobre la moto. Sobra decir que cualquier bebida alcohólica está totalmente prohibida.

fuente: motorpasionmoto.com

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X